Un blog para difundir la Vida

Un espacio entero dedicado a las maravillas y el poder de la vida, con todos sus milagros y sus secretos, y a cómo protegerla, difundirla y llevar su fuerza a cada uno de nosotros y a nuestras vidas. 

Un blog sobre ser Flora.

Wangari Maathai: La mujer árbol.


"La tierra estaba desnuda, mi intención fue vestirla de verde" - Wangari Muta Maathai

Con esta maravillosa frase, abrimos una nueva entrada de una Mujer Inspiradora, una que dejó detrás de ella un gran legado y que, sin duda, ha dejado su huella en nuestra tierra, una huella muy verde que inspirará a muchas más personas.


Hoy os hablaremos de Wangari Muta Maathai, una mujer nacida en la Kenia colonial de los años 40, con todas las limitaciones de la época, Wangari era una mujer sumamente inteligente y gracias a eso ella tuvo la suerte de poder estudiar, pero ella no solo se quedó ahí, y ella quiso utilizar su suerte y compartirla, así que ayudó a miles de mujeres africanas, pues nada la detuvo a cambiar solo su vida sino la de muchas mujeres más.


Siendo muy joven se fue a vivir a Estados Unidos, y allí en 1964 se licenció en Biología por el Mount St. Scholastica College de Atchison (Kansas). Dos años más tarde obtuvo el título de Master en Ciencias por la Universidad de Pittsburgh, y posteriormente amplió sus estudios en Alemania y en la Universidad de Nairobi, donde en 1971 se convirtió en la primera mujer doctorada de África central y oriental.


En ese camino ella iba rompiendo moldes y superando obstáculos, Wangari Maathai fue designada candidata a la presidencia de Kenia, y, luego, elegida ministra adjunta de Medio Ambiente. Pero su mayor logro y mayor legado es sin duda el de haber creado el "Movimiento cinturón verde" que transformó todo Kenia.


Y es que cuando Wangari vuelve a su natal Kenia, queda sorprendida y triste al ver que no era como lo recordaba, estaba más seca y con muchísimos menos árboles. Así que decida a hacer algo es que crea este Cinturón verde, que no solo estaba destinado a ayudar a la tierra, sino también a ayudar a muchísimas mujeres y niños.


Fundó esta gran plataforma social dirigida a alentar las mujeres a crear invernaderos con semillas autóctonas y reverdecer así los territorios deforestados, en un intento de vestir nuevamente de verde las tierras de su país y hacerlo un lugar mejor para vivir.


Desde su creación, el Movimiento Cinturón Verde ha propiciado en Kenia la plantación de más de 50 millones de árboles en 6.500 sitios, facilitando, además, la formación de miles de mujeres para que puedan conseguir ingresos a partir de la silvicultura y la apicultura.


Desde el nacimiento de la organización, siempre se enfocó en enseñar a las mujeres en áreas rurales a sembrar árboles desde la semilla, hacerlos crecer y cuidarlos en todo momento, y por esta actividad, las mujeres reciben ingresos que les permiten hacer una vigilancia continua de los árboles, así como de ir reforestando poco a poco sin problemas.


Pero la responsabilidad de las mujeres encargadas del cuidado de los viveros no se limita solo a sembrar, también ayudan a prevenir la erosión del suelo y la desertización, proporcionan alimentos a sus comunidades y aumentan la seguridad alimentaria. Es decir; son el centro de un proceso vital.


En Kenia su labor fue sumamente importante, pues plantar nuevos árboles ayuda a prevenir la deforestación, pero no solamente. Wangari Maathai escribió en 1998 que, en su país, la gran mayoría de la gente en el campo y la gente pobre de las ciudades requería madera como combustible y fuente de iluminación.


En octubre de 2004, Wangari Maathai se convirtió en la primera mujer africana galardonada con el premio Nobel de la Paz. La decisión significó el reconocimiento a todos los años dedicados por esta mujer en defensa de nuestro planeta, la democracia, el respeto a los derechos humanos y la paz, tanto en su país como en todo el continente africano.


Wangari falleció en el 2004 debido a un cáncer de ovario, pero su legado se mantendrá en nuestro mundo, a través de la organización que creó, y a través de todos esos árboles, esas vidas que cambió, y esos corazones que tocó en su gran camino.


Su legado permanece con más de 40 millones de árboles plantados en toda África y más de 3000 viveros atendidos por unas 35 000 mujeres. El movimiento Cinturón Verde sigue trabajando por todo el continente africano y sus ideas se expanden por todo en planeta, con la idea de hacer de este, un mundo mucho mejor.


Y es que Wangari no solo ha inspirado al pueblo africano, su legado ha traspasado fronteras, un año después de recibir el Nobel de la Paz, la cumbre de la Comunidad de Estados del Sahara y del Sahel anunció la creación de la Gran Muralla Verde: el gran símbolo de lucha contra el cambio climático.


Aquí os compartimos un video que resume un poco el pensar de Wangari:


Ser un Colibrí en el mundo... porque cuando hacemos el bien, casi siempre tenemos que ser como el colibrí, porque cuando hacemos cosas buenas, basta con que hagamos pequeños actos.


Quizás sintamos que somos pequeños y que las pequeñas cosas que hacemos no son nada o no valen la pena, pero, es peor ser como los otros animales y no ayudar a hacer cosas buenas.


Y por esto, esta grandiosa mujer, es nuestra Mujer Inspiradora de hoy, una mujer que siempre quiso sentirse como un Colibrí, una mujer que deja un gran legado inmenso.


Y así como ella es inspiración para miles de personas, nosotros, en Yo Soy Flora, consideramos que nuestras Floras también lo son, son mujeres profundamente generosas que ayudan a la Vida sin esperar nada a cambio.


Mujeres que cómo Wangari y el colibrí, hacen pequeños actos para ayudar a otros, llevando alegría y amor a diferentes hogares, ayudando a otras mujeres a cumplir sus sueños.



Yo Soy Flora porque soy inspiración.


Yo Soy Flora porque siembro esperanza.


Yo dono óvulos porque soy un colibrí.


Yo dono óvulos porque soy fertilidad.



En Yo Soy Flora también creemos en los mismos valores que Wangari Muta Maathai, y al igual que ella, también queremos vestir la tierra de verde, porque se encuentra desnuda en muchas áreas que necesitan volver a tener Vida, y por eso queremos recordarte que sembramos un árbol por cada donación de óvulos, en un área que ha sido bastante afectada por la desforestación.


Si tú también sientes que eres un colibrí y quieres ayudar a la Vida, y crees al igual que nosotros que la generosidad atrae más generosidad y quieres ayudarnos en nuestra misión de difundir y preservar a la Vida o quieres información sobre la donación de óvulos, ¡Escríbenos por Whatsapp al 657303780!, o puedes visitar nuestras página web, en Yo Soy Flora siempre estamos encantados de resolver todas tus dudas, con el mayor cariño del mundo.


 

#Vida #DefenderALaVida #AyudarElNiñoQueVendrá #LaVidaNoOlvida #LaVidaNoOlvidaQuienLaAyuda #ProtegerALaVida #DifundirLaVida #YoSoyFlora #YoDonoÓvulosParaDinfudirLaVida #BajaNatalidad #BajaNatalidadEspaña #Fertilidad #Infertilidad #MásQueUnaDonante_Flora #Solidaridad #Generosidad #GuardianesDeLaVida #DonaciónDeÓvulos #DonarÓvulos #SerDonanteDeÓvulos #SerDonanteDeÓvulos #DonanteDeÓvulos #DonanteDeVida #DonarVida #HazteDonante #HazteDonanteDeÓvulos #LaLlamadaDeLaVida #ElLlamadoDeLaVida #SerFlora #Yosoyflora_es #MujeresInspiradoras #Wangari #PremioNobel #MujerAfricana #Kenia #CinturonVerde #Mujerárbol #Ecologia #CambioClimatico


12 visualizaciones0 comentarios